lunes, 30 de septiembre de 2013

RECUERDA (Spellbound)


AÑO: 1945
DIRECCIÓN: Alfred Hitchcock
PRODUCCIÓN: David O. Selznick
GUIÓN: Ben Hecht
B.S.O: Miklos Rozsa (Oscar a la mejor B.S.O)
FOTOGRAFÍA: George Barnes
INTÉRPRETES: Ingrid Bergman (Doctora Constance Petersen), Gregory Peck (John Ballantine), Michael Chekhov (Dr. Alexander Brulov), Leo G. Carroll (Dr. Murchison), Rondha Fleming (Mary Carmichel), John Emery (Dr. Fleurot), Norman Lloyd (Garnes)


"LA CULPA NO ESTÁ EN NUESTRAS ESTRELLAS, SINO EN NOSOTROS MISMOS" (Shakespeare)

Inspirada en la novela The House of Dr. Edwardes, de Francis Beeding (seudónimo de H. S. George Sanders y John Palmer) y nominada a seis Oscar, esta obra fue considerada como el primer thriller psicológico de la historia del cine, a pesar de ser una de las más denostadas del mago del suspense y tachada de no haber sabido superar el paso del tiempo por mediocre e impersonal, en gran parte debido a las continuas intromisiones de David O. Selznick en la que supondría su segunda colaboración con Hitchcock. Sir Alfred, se adentra en la mente humana por medio de Sigmund Freud y su psicoanálisis con el fin de explicarnos los trastornos de la misma, tema que perfeccionaría a posteriori en Vértigo, Psicosis, Extraños en un tren, Falso culpable y Marnie la ladrona. El misterio y el romance nos envuelve en un clásico hitchcockiano: la persecución de un falso culpable ayudado por una mujer locamente enamorada de él, donde la interpretación de los sueños se encuentra antes relacionada con su vertiente más romántica, que no con las fobias.


Mediante su sarcástico y peculiar estilo, Alfred Hitchcock nos muestra lo insidioso de las apariencias, las vicisitudes del ser humano y el laberíntico universo de las pasiones humanas, creando el clímax perfecto para llevarnos justamente donde el gran maestro pretende.

¡Atentos! están a punto de adentrarse en este particular mundo onírico dónde nada es lo que parece, dónde lo oculto, aquello que no se nos muestra, es el principal hilo conductor de una trama que nos permite recordar que en los sueños, se encuentran gran parte de las respuestas que nos empeñamos en enterrar en un rincón de nuestra mente...


ARGUMENTO:
Tras incorporarse a la clínica psiquiátrica de Green Manors en sustitución del director Murchison, el Dr. Edwardes se enamora perdidamente de la aplicada y distante doctora Petersen, quien también acabará enamorándose de él y ejerciendo de su psicoanalista, utilizando las conocidas teorías freudianas mientras trata de desentrañar el misterioso pasado de Edwardes, oculto tras la amnesia y un gran complejo de culpabilidad que no le permite recordar ni siquiera su nombre.


ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES:
Hitchcock convenció a O. Selznick para comprar los derechos de la novela por 40.000$ y propuso el título de Impulso Oculto para la película, pero su secretaria de estudio, Ruth Rickman, sugirió el de Recuerda, resultando este último el vencedor.

Otro hecho realmente curioso, fue la introducción de uno de los mejores psicoanalistas de su tiempo como consultor del guionista Ben Hetch y de la psicoterapeuta de O. Selznick como asesora, a quien Hitchcock diría, tras una acalorada discusión en relación a su forma de utilizar las teorías freudianas en el film: “Querida, ¡es sólo una película!”.


Asimismo, Selznick y su costumbre de entrometerse en toda película en que participaba, llegó a exigir a Miklos Rozsa (el cual se inspiró para este film en el compositor de bandas sonoras Jerry Goldsmith), que aumentara al doble el número de violines de la orquesta, pues le había gustado el efecto logrado cuando el compositor Franz Waxman hizo lo propio durante la grabación de la B.S.O de Rebecca.

Dos de los mayores genios que confluyeron en la historia como fueron Hitchcock y Salvador Dalí, trabajaron conjuntamente y durante casi un mes en la conocida secuencia onírica concebida por éste último, la cual inicialmente era mucho más larga de lo que finalmente pudo verse en pantalla.

Respecto a los actores protagonistas, repetirían por separado con Hitchcock en Encadenados (I. Bergman) y El proceso Paradine (G. Peck).


El plano final, en el cual se ve al asesino apuntar con su arma a la doctora Petersen y después a sí mismo, fue grabado utilizando una falsa mano gigante empuñando una enorme pistola, a fin de conseguir la perspectiva adecuada y aunque la película es en blanco y negro, dos de estas secuencias, fueron teñidas de rojo.


La nieve que cae cuando los protagonistas están esquiando era en realidad... ¡palomitas de maíz!


Cuando la doctora Petersen entra a la biblioteca de la clínica, el letrero se ve claramente en la puerta, pero cuando sale ya no está.

Y para concluir, el clásico cameo de Hitchcock, en el cual aparece solicitando una habitación en el mostrador y saliendo del ascensor del Empire S. Hotel.


ESCENAS PARA EL RECUERDO:
1- En la famosa secuencia onírica daliniana, aparecen dos momentos míticos: el del ojo que es cortado por unas tijeras, recordando la famosa escena de El Perro Andaluz, de Luis Buñuel (en la que una navaja corta de cuajo el ojo de una fémina), y el del salón de baile con pianos colgando del techo y estatuas que fingían bailar mientras Gregory Peck baila con Ingrid Bergman (que acabaría convirtiéndose en estatua de yeso y siendo devorada por una marabunta de hormigas... aunque esto sólo apareciese en las escenas no incluidas).


2- Cuando Gregory Peck baja las escaleras con una cuchilla en la mano, se combinan magistralmente diversos encuadres, finalizando la escena con un primer plano enlazado con un fundido encadenado que da paso a la mañana siguiente.


CITAS DE PELÍCULA: 
- “La gente lee cosas sobre el amor y la experiencia los desengaña, porque esperan que un beso sea un poema lírico y un abrazo parezca un drama de Shakespeare”. (Dra. Constance Peteresen)


- “¿Me está haciendo el amor?”.  (Dra. Constance Petersen).
- “Se lo haré dentro de un momento, ahora sólo preparo el terreno”. (Dr. Fleurot).


- ”Es como si abrazara a un libro de texto”. (Dr. Fleurot).
- ”¿Por qué lo hace entonces?”. (Dra. Constance Petersen).
- ”Porque no es un libro de texto. En el fondo es una mujer dulce, adorable y encantadora...”. (Dr. Fleurot).

- “Dan ganas de tirarle un libro a la cabeza, pero no lo haré... ¿me presta éste?”. (Dr. Fleurot)


- “Cleptómanos para almorzar... ¡le quitarían la comida de la boca!” . (John Ballantine).

- “Contemplaremos árboles sanos, flores normales y nubes sin complejos”. (John Ballantine).

- “No hay nada tan bonito como un matrimonio reciente, sin psicosis aún, sin agresiones, sin complejos... ¡os felicito y os deseo que tengáis niños en lugar de fobias!”. (Dr. Alexander B.)


MORALEJA: El cerebro no lo es todo, algunas veces el corazón, vé más claro... (Dra. Constance Petersen).

- THE END -