sábado, 28 de abril de 2012

DRÁCULA, DE BRAM STOKER (Bram Stoker's Drácula)


DIRECTOR: Francis Ford Coppola
AÑO: 1992
GUIÓN: James V. Hart (basado en la obra de Stoker)
B.S.O: Wojciech Kilar
FOTOGRAFÍA: Michael Ballhaus
VESTUARIO: Eiko Ishioka
INTÉRPRETES: Gary Oldman (Drácula), Winona Ryder (Mina Murray/Elizabetha), Anthony Hopkins (profesor Abraham Van Helsing), Keanu Reeves (Jonathan Harker), Richard E.Grant (Dr. Jack Seward), Cary Elwes (Lord Arthur Holmwood), Bill Campbell (Quincey P. Morris), Sadie Frost (Lucy), Tom Waits (R.M. Rendfield), Monica Bellucci (novia de Drácula), Jay Robinson (Mr. Hawkins), I.M. Hobson (Hobbs)

HE CRUZADO OCÉANOS DE TIEMPO PARA ENCONTRARTE... 
 
Un príncipe voivoda derrotado en la batalla de la vida y el amor - arrancado de sus entrañas -, agua bendita mezclada con sangre que brota del centro de una pétrea cruz cual corazón desgarrado, una maldición inmortal hecha carne... y sangre. Todo ello nos traslada en un cúmulo de sensaciones rayanas al paroxismo, por el inexorable túnel del tiempo hacia la Transilvania de 1462 en un aterrador viaje hacia lo desconocido. Un insuperable prólogo (inexistente en la novela de Stocker), inspirado en Iván el Terrible (Eisenstein, 1944 - 1958) y Campanadas a medianoche (O. Welles, 1966), a través del cual Coppola resucita, en un derroche de poesía visual jamás visto hasta entonces, el origen del mito vampírico por excelencia.

No en vano, esta espléndida joya del género de terror, resultaría galardonada con tres Oscar (diseño de vestuario, maquillaje y edición de sonido), además de representar la consagración de Coppola y su salvación económica, tras películas de elevado coste pero escaso beneficio como El Padrino III y Apocalypse Now. De hecho, el equipo de producción consideró por ello a William Friedkin o John Carpenter antes de decidirse por Coppola. 


 En la versión para el celuloide de la novela, Coppola nos da las claves de distintas cuestiones que Stoker simplemente sugiere, mostrando asimismo a un Drácula con sus sombras pero también con sus luces: aguerrido caballero cruento y despiadado, así como príncipe amante y entregado; asesino y atormentado ente milenario condenado con el don de la inmortalidad, aunque entrañable y docto anciano; bestia inmunda y chupasangres o galán eternamente enamorado de su musa. De este modo, no fue por casualidad que Gary Oldman ganase el premio Saturn al mejor actor.


A través de una sublime e inquietante B.S.O, en ocasiones semejante al tañir de unas campanas provenientes del mismísimo averno, nos adentramos en un embriagador mundo onírico de aterradora pesadilla, un universo prohibido de exuberante erotismo, de inmortales seres diabólicos sedientos de sangre, una leyenda del pasado con tintes de perversión y enternecedor romanticismo nacido desde lo más profundo del corazón. Dicho de otra forma y según Peter Hutchings en el Historical Dictionary of Horror Cinema: “El inherente componente sexual, el poder redentor del amor, la mística de la sangre, el inevitable triunfo del bien sobre el mal, y la lucha entre las fuerzas de la luz y la oscuridad en cada alma humana”.


El espíritu del Príncipe de las Tinieblas les poseerá, preparen sus cuell... ojos para visionar este espectáculo de sangre y amor inmortal capaz de traspasar los inconmensurables océanos del tiempo...


ARGUMENTO:
Transilvania, 1462, el príncipe Vlad Dracul, líder del ejército valaco, renuncia a dios tras conocer la muerte de su amada, a quien la iglesia maldice por haberse suicidado. Desde ese preciso instante, vende su alma al diablo y se convierte en vampiro. 1897, Londres, cuatro siglos después conoce a la bella Mina, la reencarnación de su amor perdido. Por medio de los diarios de diferentes personajes, vemos como el relato va transcurriendo y transformándose en toda una orgía de sangre y terrorífica fantasía surrealista, así como en una de las más bellas historias de auténtico Amor como pocas veces se contaron en la gran pantalla.


ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES (¡ojo, a partir de aquí spoilers!):
En el film existen referencias a otros clásicos del cine:
Nosferatu, eine symphonie des grauens (Nosferatu, una sinfonía del terror), Murnau, 1922. Precursora de todas las demás y de donde Coppola obtiene la idea de las falsas nubes que rodean al castillo cuando Elizabetha se suicida arrojándose al río Princesa.
Drácula (Terence Fisher, 1958), con la magnífica interpretación de Christopher Lee.
Las versiones de Tod Browning (1931) y John Badham (1979).
La Bella y la Bestia (Jean Cocteau, 1946). La escena en la cual el príncipe Vlad convierte las lágrimas de Mina en diamantes.
Blancanieves (el féretro de cristal de Lucy).
La amargura del general Yen (Frank Capra, 1933). Ventanal del dormitorio de Lucy.


Bram Stoker, escogió el mismo nombre con el que se conocía a Vlad Tepes “el Empalador”: Dracul (el cual leyó en un ejemplar conocido como An Account of the Principalities of Vallachia and Moldavia), empero se basó más en personajes como la condesa Elizabeth Báthory o Henry Irving (uno de los actores más célebres de la época destinado a interpretarlo), y tomó como ejemplo antecedentes tales como Berenice (E. Allan Poe) o El Vampiro (J.W. Polidori), inspirándose en una novela de Emily Gerard (La tierra más allá de los bosques), para profundizar mejor en los parajes de Rumanía.


Además de un cómic, existe un anime de nombre Hellsing, donde se relata la vida de Alucard (Drácula al revés), siervo de la familia Hellsing y el mejor agente de la organización del mismo nombre (destinada a exterminar a los vampiros que amenazan Inglaterra). Al igual que hacía Vlad Tepes, Alucard (cuyo rostro es muy similar al del príncipe valaco), termina empalando a Incógnito (último enemigo de la primera serie). 

  

El trailer original de la película (cuyo logotipo iba formándose con sangre y estaba acompañado de escenas del film), fue retirado de los teatros por Columbia Pictures cuando diferentes personas se quejaron de que éste era demasiado intenso. Posteriormente aparecería en alguna edición en DVD.



Para el personaje de Drácula, también se consideraría a Viggo Mortensen, Andy García, Jeremy Irons o Antonio Banderas, siendo éste último descartado finalmente, pues se estimó que no resultaba convincente hablando inglés con acento rumano. Años después, interpretaría precisamente a un vampiro en Entrevista con el vampiro (Neil Jordan, 1994). Asimismo, para el rol de Jonathan Harker, se consideró previamente a Leonardo Di Caprio o Brad Pitt, aunque finalmente se optaría por un jovencísimo Keanu Reeves debido a su actuación en Las amistades peligrosas (Stephen Frears, 1988) o Mi Idaho privado (1991) y a la amistad que le unía con el director. Reeves “stoneface”, reconocería a posteriori que ésta fue la peor interpretación de su vida. En referencia al personaje de Van Helsing, la primera opción fue Liam Neeson, mas cuando éste supo que Hopkins (a quien admiraba profusamente), también se hallaba interesado, se retiró del proyecto para cedérselo. De este modo, Hopkins, interpretaría al excéntrico doctor, así como al sacerdote que condena a Elizabetha por su suicidio.
 

Éste supondría el debut cinematográfico de la despampanante Mónica Bellucci, quien interpreta a una de las vampiresas de Drácula. A pesar de lo subyugante de la escena en la que las tres aparecen en la cama de Reeves, cabe decir que Coppola quiso que las actrices (Mónica Bellucci, Michaela Bercu y Florina Kendrick, esta última rumana), lo hiciesen totalmente desnudas, algo que no logró finalmente.

  
El compositor polaco, Wojciech Kilar (El Pianista, Retrato de una Dama), debutó en E.E.U.U tras conocer a Coppola en uno de sus conciertos. Cuando Kilar aceptó la oferta de Coppola, no sospechaba que saltaría a la fama mundial con esta formidable B.S.O. No obstante, el tema final, Love Song for a Vampire (Canción de amor para un vampiro), fue compuesto por Annie Lennox. 



La diseñadora de vestuario, Eiko Ishioka (quien nunca antes había visto una película de Drácula), se inspiró en el teatro kabuki para diseñar los trajes de algunos personajes y otros accesorios como por ejemplo, una peluca de Drácula o el kimono rojo de larga cola con el que éste aparece y el cual se encuentra directamente inspirado en una pintura de Gustav Klimt, conocida como El Beso.

La mayoría de los trajes que viste Mina o Elizabetha son en tonos verde. En muchas culturas, el verde se asocia con el amor, la lujuria y el deseo. Además, muchos de ellos cuentan con motivos de hojas semejantes al romero, el cual simboliza el amor y la fidelidad (en ramos de boda) y la pérdida de la muerte y el dolor (en el caso de coronas).


Coppola reunió a los actores en su casa mucho antes del rodaje para que convivieran juntos. Entre las distintas experiencias figuraba la lectura conjunta de la novela de Bram Stoker, lo cual les llevó dos días completos, según el propio Anthony Hopkins. Tras dicha lectura, se les pidió a todos que aportaran ideas para la película, lo cual acabó cambiando por completo el guión original. Según Winona Ryder, que dio a conocer dicho guión al propio Coppola, inicialmente se trataba de un texto narrado en primera persona muy filosófico, casi meditativo y no presentaba la estructura que acabó teniendo al final. Una de las modificaciones principales de Coppola fue el prólogo en el que se relaciona a la figura histórica de Vlad Tepes con el personaje creado por Bram Stoker.


Gary Oldman recurrió a sus propios recuerdos infantiles sobre el modo de hablar de un vecino suyo que provenía del este de Europa para crear el acento rumano de su personaje. Además, consiguió bajar una octava su propia voz para darle así un toque más dramático y amenazador a la voz del Drácula anciano. Según él mismo, llegó a utilizar una grabación con aullidos de lobo para aportarle ciertos matices a dicha voz. Sin embargo, en España se tuvo que recurrir a dos dobladores diferentes para doblar al personaje.


El enigmático cochero que recoge a Harker para conducirle al castillo de Drácula, fue también interpretado por Gary Oldman, coincidiendo así con la novela de Stoker, donde se insinúa que es el propio conde quien conduce su coche. Asimismo, en la novela, Drácula es descrito como "un hombre alto y viejo, bien afeitado excepto por un bigote largo y blanco, vestido de negro de pies a cabeza y sin una sola mota de color a su alrededor", mientras que en la película lleva una larga túnica roja, es de estatura media y no lleva bigote.


El film contiene diferentes efectos visuales como sombras danzarinas y continuos desafíos a las leyes de la física (cuya finalidad era dotar al relato de una fascinante atmósfera surrealista), todo ello realizado por el genial fotógrafo Michael Ballhaus en colaboración con el hijo de Coppola (Roman, director de efectos visuales y ayudante de dirección).


La exhibición en el cinematógrafo de sombras chinas sobre fondo rojo (elaborada de este modo para ocultar el bajo presupuesto de que disponían), representa la batalla entre el ejército de Vlad “el empalador” y los turcos. 


Durante la escena en la cual Harker se halla cenando tras su llegada al castillo, éste hace mención a la pintura del conde Drácula, la cual es en realidad un autorretrato de Alberto Durero (pintor alemán que vivió durante el siglo XV), pero con el rostro del joven conde. Poco después, el conde explica que sus antepasados eran miembros de la Orden de Dracul. Existió una orden real de Dracul (Dragón) que luchó contra los otomanos en los Balcanes durante el S.XV. Vlad Tepes, en el que se inspira el personaje de Drácula, era conocido como Draculea (hijo del Dragón), ya que su padre era miembro de esta orden. 
 

Oldman estaba bastante ebrio cuando rodó la escena en la que lame la sangre de Keanu Reeves en la navaja de afeitar, escena que además fue filmada pasada la medianoche, lo que contribuyó a dotar a la misma del  ambiente adecuado.

   
Tal como se aprecia en diferentes tomas, la apariencia externa del castillo de Drácula, se diseñó a imagen y semejanza de una pintura del artista checo Frantisck Kupka, conocida como Resistencia. El ídolo negro.


Ya por último, decir que la frase con la cual Mina describe el país natal de Drácula durante su trance con la absenta, “una tierra más allá del bosque”, es la traducción literal de Transilvania.
 

DIÁLOGOS MEMORABLES:
“Absenta, es el afrodisíaco del yo. El hada verde que vive en la absenta, quiere tu alma, pero tú estás a salvo conmigo.” (Drácula)
“Háblame, príncipe, háblame de tu hogar.” (Mina)
“El lugar más hermoso de toda la creación.” (Drácula)
“Sí, tiene que serlo. Una tierra más allá de un bosque grande y vasto, rodeada de montañas majestuosas, ubérrimos viñedos, flores de tal fragilidad y belleza como no se encuentran en ningún sitio.” (Mina)
“Has descrito mi lugar como si lo conocieras perfectamente.” (Drácula)


CITAS DE PELÍCULA:
“¡La sangre es la vida y será la mía!” (Vlad “el Empalador” Tepes)

“¡Resurgiré de mi propia muerte y vengaré la suya con todas las fuerzas de las tinieblas!” (Drácula)


“Jamás bebo... vino” (Drácula)

 
"Sí, yo también puedo amar, y amaré de nuevo..." (Drácula)

“El hombre más afortunado que pisa esta tierra, es aquel que encuentra el amor verdadero” (Drácula)

“No soy ningún loco, soy un hombre cuerdo que lucha por su alma” (Rendfield)

 “Vuestra preciosa Lucy se convertirá en una zorra del diablo, una puta de las tinieblas... Lucy no es una víctima al azar atacada por simple accidente, es una recluta dispuesta, una seguidora vehemente, una seguidora lasciva, me atrevería a decir que es una devota discípula, es... ¡la concubina del diablo!” (Van Helsing)


“Nos hemos convertido en locos de dios todos nosotros” (Van Helsing)

“¡No puedo permitirlo! Estarás condenada como yo a caminar por la sombra de la muerte para toda la eternidad ¡Yo te amo demasiado para condenarte!” (Drácula)
 

MORALEJA:
“Alma, a quien todo un dios prisión ha sido; venas, que humor a tanto fuego han dado; médulas, que han gloriosamente ardido. Su cuerpo dejará, no su cuidado; serán ceniza, mas tendrá sentido. Polvo serán, mas polvo enamorado.” (Francisco de Quevedo)


- THE END -

* A todos aquellos seres inmortales (los azules, los rosas, los invisibles...) que se encuentran y reencuentran tras haber cruzado los inconmensurables océanos del tiempo. Porque hay cosas tan mágicas y poderosas, que traspasan la frontera de lo real y lo imaginario, liberando así alma y kokoro. Para todos aquellos que saben ver con el corazón, porque lo esencial... R. M.