sábado, 31 de agosto de 2013

ARSÉNICO POR COMPASIÓN (Arsenic and Old Lace) [Actualizada]



DIRECTOR: Frank Capra
AÑO: 1944
GUIÓN: Julius y Philip Epstein
B.S.O: Max Steiner
INTÉRPRETES: Cary Grant (Mortimer Brewster), Priscilla Lane (Elaine Harper), Josephine Hull (tía Abby), Jean Adair (tía Martha), John Alexander (Theodore “Rossevelt” Brewster), Raymond Massey (Jonathan Brewster), Peter Lorre (Doctor Einstein), Edwar Everett Horton (Mr. Whiterspoon).

¡UNA DE ARSÉNICO, POR FAVOR! (o la aparente bondad de unas adorables ancianitas)


 ¿Quién no se ha preguntado en alguna ocasión a qué dedican su tiempo libre nuestras encantadoras ancianitas? Y no, no es una canción de Perales, ni me refiero a la abuelita del cuento de Caperucita Roja... Bien, ahora, cerremos los ojos durante unos instantes y pensemos: ¿Qué ocurriría si estas ancianitas se dedicaran a matar hombres solitarios por compasión y totalmente convencidas de estar realizando una auténtica obra de caridad? Pues eso es precisamente lo que ocurre en esta alocada (no por ello incoherente) e hilarante película, mordaz y surrealista donde las haya. Catalogada por unos como obra maestra, y demonizada por otros. Es precisamente en su aparente imperfección, donde radica su magia, pues a pesar del transcurso de los años, continúa manteniendo la frescura del primer día: ritmo frenético, sucesión de situaciones a cuál más rocambolesca, magistrales golpes de efecto, y esa sensación que nos provoca la risa hasta el paroxismo.
Todo ello junto a su arriesgada puesta en escena y los osados planos de interior, además de la excelente interpretación de actores como Raymond Massey y Peter Lorre, que bordan sus papeles de Jonathan Brewster y Dr. Einstein, respectivamente, al igual que las “inocentes” tías de Mortimer, la convierten en una clásica comedia de humor negro, que se permite la licencia de reírse de lo macabro y de la muerte de un modo tan sublime, que hasta llega a incomodar a más de uno/a, ¿un ejemplo?

“-Espere aquí,
-¿En el cementerio, la noche de difuntos?,
-Es un lugar agradable, los difuntos no salen hasta medianoche.
-Póngase cómodo, siéntese en una tumba.”

Bienvenidos/as pues, comienza la pesadilla...


ARGUMENTO:
Érase una vez un crítico de teatro, el cual decide casarse con la bella hija de un reverendo (algo que no deja de ser paradójico, si tenemos en cuenta que el caballero en cuestión es conocido por sus artículos en contra del matrimonio). Cuando la pareja acude a visitar a las tías de éste, con el fin de comunicarles la buena nueva, él descubre asombrado la siniestra afición que tienen sus angelicales tías. El punto álgido del enredo acontece cuando aparece en escena el hermano del protagonista y su acompañante. Entre todo este elenco de excéntricos personajes, no nos podemos olvidar de un supuesto presidente americano, que a pesar de vivir en su particular mundo de aparente locura, demuestra ser el más cuerdo de todos en más de una ocasión. 
Y colorín, colorado, este film no se ha acabado, lo que resta del mismo, que lo descubra cada cual.


ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES:
He aquí un clásico ejemplo de screwball comedy (EEUU, años 30 y 40): Humor cargado de inverosímiles situaciones, donde Frank Capra cambió por completo de registro, ya que anteriormente era conocido por dramas como Sucedió una noche (1934), Horizontes perdidos (1937) o Vive como quieras¡Qué bello es vivir! a posteriori. Al igual que los hermanos Epstein, que también fueron guionistas en otra película tan opuesta como Casablanca.


En un principio, se pensó en Bob Hope para interpretar el papel protagonista, pero éste lo rechazó, tomando Cary Grant su relevo, el cual, por cierto, consideraba su interpretación como la peor de su carrera, aunque en su última etapa confesó que fue el papel en que más disfrutó, a pesar de su más que consciente sobre-actuación.

El film está inspirado en una obra de teatro homónima (escrita por Joseph Kesserling), que fue éxito en Broadway. Por esta razón no pudo estrenarse hasta tres años después de su rodaje, cuando concluyó dicha obra, donde por cierto aparecía... ¡Boris Karloff! interpretando el papel de Jonathan Brewster, de ahí el guiño de su asombroso parecido en la película. De hecho, en una escena de la película es el protagonista quien dice: ”La semana pasada vi una obra en la que un personaje me hizo recordar a Jonathan. Un lunático encantador. Era una de esas obras de misterio titulada El crimen al descubierto”.

ESCENAS PARA EL RECUERDO (¡Ojo, spoilers!):


1) “- ¿Decís que sabíais lo que habíais hecho y no queríais que el reverendo Harper viera el cadáver?
- No durante el té, no hubiera sido agradable, ¿no crees?
- Y ahora, Mortimer, ya que lo sabes todo, procura olvidarlo. Creo que Martha y yo también tenemos derecho a nuestros pequeños secretillos.” 


2) “- ¿Quién es este hombre?... Vaya manera de presentarse, todo el mundo cree que puede venir a morirse a esta casa.
- Tía Abby, no intentes disimular. Este es otro de vuestros amigos, lo sabes muy bien.
- Mortimer, ¿Cómo puedes decir eso? Ese hombre es un impostor. Y si ha venido para que le enterremos en nuestro sótano, está muy equivocado... Pobrecillo, la verdad es que siempre quisimos celebrar un doble funeral. Pero de ninguna manera cantaremos himnos por un extraño.
- ¿Un extraño? Tïa Abby, ¿Cómo voy a creerte? Confesaste haber envenenado a los 12 hombres que hay en el sótano.
- Sí, lo hice. Pero no pensarás que voy a rebajarme a decir una mentira...”


MORALEJA: El crimen es siempre un error. No se debe hacer nunca nada que no pueda comentarse durante la sobremesa”. (Lord Henry Wotton. El Retrato de Dorian Gray).

- THE END -