viernes, 31 de mayo de 2013

RESERVOIR DOGS



AÑO: 1992
DIRECCIÓN Y GUIÓN: Quentin Tarantino (Ganador del Festival Internacional de Cine de Sitges '92) 
PRODUCCIÓN: Lawrence Bender, Richard Gladstein, Monte Hellman, Ronna Wallace, Harvey Keitel
FOTOGRAFÍA: Andrzej Sekula.
B.S.O: Little Green Bag (The George Baker Selection), Stuck in the middle with you (Stealer’s Wheel), I Gotcha (Joe Tex), Fool for love (Sandy Rogers), Hooked on a feeling (Blue Suede), Coconut (Harry Nilsson), Harvest moon y Magic Carpet ride (Bedlam)...

INTÉRPRETES: Harvey Keitel (Sr. Blanco), Tim Roth (Sr. Naranja), Michael Madsen (Sr. Rubio), Steve Buscemi (Sr. Rosa), Quentin Tarantino (Sr. Marrón), Eddie Bunker (Sr. Azul), Chris Penn (Eddie), Lawrence Tierney (Joe Cabot),   Kirk Baltz (Marvin Nash)


2 ROMBOS: Absténganse hipersensibles, ultra-feministas, y otros personajes políticamente correctos... ¿Vais a ladrar todo el día, perritos o vais a morder?


¿Es posible elevar la tortura y la violencia a la categoría de arte y convertirla en una insólita ópera prima? Para Tarantino la respuesta está clara: Sí, pues con este hito del cine independiente que supuso su debut como director, daría a luz un singular estilo, marca registrada Quentin, derroche de talento y violencia a partes iguales, no tanto en forma de sangre y vísceras por doquier, sino más bien por sus provocadores a la par que brillantes diálogos. Quentin Tarantino reinventó el cine negro con su innovadora y aparentemente enmarañada disposición de los hechos, comenzando la historia por el final y contándola en fragmentos, suprimiendo el hecho clave de la trama (un atraco que ni siquiera aparece en pantalla), y otorgando igual verosimilitud como si nos lo hubiese mostrado. Es por todo ello que resulta una obra tan ingeniosa, pues logra crear algo completamente nuevo a partir de un tema plagado de tópicos.


Con motivo de la polémica suscitada respecto a la violencia enloquecida del film (craso error por otra parte, pues prestando atención comprobaremos que la mayoría de ella se halla en su impactante lenguaje, siendo paradójicamente la escena más recordada una en la que no se ve su secuencia más espeluznante), es precisamente esta violencia la que llega a resultar más inquietante que siniestra por presentarse como algo habitual y simpático, siendo la película penalizada por los guardianes moralistas como impulsora de la misma. No en vano, Tarantino comentaría: “Creo que yo le saco partido a la violencia en mis películas, y me divierto viéndola en el cine, pero la encuentro totalmente aborrecible en la vida real”.


¡Atención! soldaditos de la moral y demás personajillos que velan por nuestra precaria salud mental, están a punto de descubrir una obra a todas luces irreverente, absténganse si no quieren sucumbir a su encanto “Más Allá del Límite”... de sus narices, ¡es mi último aviso!


ARGUMENTO:

“Me gustaba la idea de que los personajes no fueran gangsters. No pertenecen a la mafia, ni a ninguna otra organización criminal. No son asesinos, sino simplemente atracadores de bancos. Es su oficio... se trata de un grupo de hombres en una situación límite, encerrados entre cuatro paredes, que ven aflorar las pasiones e instintos de quienes se han visto vendidos”. (Q. Tarantino).

Pues bien, Reservoir Dogs, no es más que eso; la historia de un atraco frustrado en la cual seis individuos que permanecen en el anonimato con nombres de colores, son contratados para cometer un robo en una empresa de diamantes, pero la policía, gracias a la ayuda de un infiltrado, termina por dar al traste con su plan.


ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES (¡Ojo, contiene spoilers!):

El título procede de dos películas admiradas por Tarantino: Perros de Paja (Sam Peckinpah) y Adiós Muchachos (Louis Malle), The Reservoir Film para Tarantino.

Resulta evidente la influencia de Kurosawa y su Rasomon (cuando el Sr. Naranja cuenta su historia en el baño, mostrando el mismo hecho desde diferentes perspectivas) y de películas como Atraco Perfecto, de Kubrick, City on Fire (trama y final practicamente idénticos), y La Toma de Pelham 1, 2, 3 (donde cuatro individuos responden a los seudónimos de Mr. Blue, Mr. Brown, Mr. Green y Mr. Grey), llegando incluso a admitir el propio Tarantino que “roba de todas partes. Los grandes artistas roban, no homenajean. City on Fire es una gran película. Yo robo de todas y cada una de las películas que veo.”


Aparecen también referencias a otras películas de Tarantino, como el nombre auténtico del Sr. Rubio: Vic Vega, hermano de Vincent Vega (John Travolta) en Pulp Fiction o cuando se menciona a un “encantador de serpientes”, apodo de Bill en Kill Bill.


En relación a la apoteósica B.S.O, Tarantino comentaría que “en Los Angeles hay un montón de emisoras retro, y suelen tener fines de semana especiales, así que a mí se me ocurrió la idea de un super-especial de los setenta. No quería centrarlo en el rollo más serio (Led Zeppelin o Marvin Gaye), sino en ese bubblegum super azucarado. Primero, porque mucha gente lo considera aberrante, y segundo, porque yo crecí con él. Su dulzura, su forma de cautivarte, realmente ilumina una película tan grosera y dura como esta”. Especial mención merece el ínclito Gerry Rafferty, fallecido el 4 de enero de 2011.



Cuando a Joe le preguntan si Azul está muerto y contesta: “más muerto que Dillinger”, no es más que una referencia al papel que él mismo interpretó como Dillinger allá por los años 40.


Eddie Bunker, era también en la vida real un delincuente (encarcelado por robo a mano armada) al que Tarantino dio el papel por la admiración que sentía hacia su libro Straight Time.


El actor que hacía de policía torturado por el Sr. Rubio, permaneció dos días atado a una silla, pues Tarantino pensó que así daría más credibilidad a la secuencia.


El almacén que aparece en el film, era en la realidad una funeraria abandonada; de hecho, en varias escenas se pueden ver ataúdes envueltos en papel y un coche fúnebre donde el Sr. Rubio se sienta mientras el Sr. Blanco le reprocha su actitud durante el atraco.


Inclusive en Los Simpson, aparece un episodio de Rasca y Pica cuyo título, “Reservoir Cats”, parodia la escena en la que el Sr. Rubio (ratón), tortura al policía (gato).


Ya por último, Tarantino nos recuerda uno de los momentos épicos con su famoso monólogo sobre el significado Like a Virgin: “A Madonna le encantó la película y quiso conocerme. Así que le pregunté: "Y bien, ¿tengo razón respecto a la canción?", porque yo realmente creía que ese era el tema de la letra. Ella dijo: "No, es una canción de amor sobre una chica que está muy confusa y finalmente encuentra a un hombre que la quiere". Me firmó mi disco de Erotica: "A Quentin: no trata sobre el miembro masculino, sino sobre amor. Madonna”.

Al ver la famosa escena de la oreja, una directora francesa criticó duramente a Quentin Tarantino diciendo sentirse más herida que nunca por una película; “lo que más me jode es que te lo pasaras tan bien rodando esa escena. Salta a la vista” dijo a Quentin. “No, tú eres la que lo ha pasado en grande viéndola”, contestó él.


Entre otras versiones, cabe mencionar un corto de 30 segundos conocido como Reservoir Dogs Bunnies.


MORALEJA:
“Hasta la supervivencia de una banda de ladrones necesita de la lealtad recíproca.” (Antonio Genovesi).

- THE END -